Publicado el

↑ «What Is A False Nine?

Sin embargo, la petición fue denegada por Ferraino. Sin embargo, a los 53 minutos Bilardo decide reemplazarlo por Pineda, provocando la ira del jugador que insultó públicamente al entrenador. El presidente del Napoli, Corrado Ferlaino, afirmó que luego le habían dicho que en realidad Maradona estaba peleado con la dirigencia del Barcelona, por lo que Ferlaino aprovechó para realizar una oferta. In 1978, Josep Lluís Núñez became the first elected president of FC Barcelona, and, since then, the members of Barcelona have elected the club president. El periodista Jimmy Burns, en la biografía de Maradona titulada La mano de Dios, reveló la agitada vida privada que Maradona había llevado en Barcelona, donde por primera vez tomó contacto con las drogas. El debut en la Serie A se produjo el 16 de septiembre de 1984 contra el Verona, con una derrota por 3 a 1. El equipo no encontraba el rumbo, en la primera rueda del torneo solo consiguió 9 puntos. La presentación fue el 5 de julio de 1984, ante un Stadio San Paolo que contó con la asistencia de 75 000 hinchas del Napoli, camiseta Barça en la que se estima que fue una de las presentaciones más grandes de la historia del fútbol.

Los jugadores de ambos equipos se trenzaron en una batalla campal, con puñetazos y patadas incluidas, ante los ojos de todos los espectadores y de las principales autoridades españolas que estaban en el palco. En el primer torneo, el Apertura 1995, Boca Juniors no realizó una buena campaña ya que solo consiguió el cuarto puesto. Erling Haaland y Julián Álvarez llegan para reforzar al delantero, pero Pep Guardiola y su equipo también tienen grandes esperanzas puestas en Palmer y creen que el internacional sub-21 de Inglaterra podría estar al borde de su gran campaña. Lillo, nacido en Tolosa (Guipúzcoa) hace 56 años, llega al campeón qatarí, al que anteriormente dirigió Xavi Hernández, después de dos años como ayudante de Pep Guardiola en el banquillo del Manchester City (EFE). El Sevilla acabó La Liga en séptima posición con 43 puntos, a 15 del campeón Barcelona. Al regresar del Mundial en México, Maradona inició una excelente temporada con el Napoli.

Ésta fue una de las razones que precipitó la ida de Maradona, cuyo último partido en el club fue un amistoso contra Vasco da Gama jugado el 26 de enero de 1994. Jugó en Newell’s Old Boys cinco partidos oficiales, sin convertir goles. Tras estar los primeros meses de 1994 sin club, y sancionado durante toda la temporada 1994-95, el sueño de Maradona para su vuelta al fútbol era ser técnico y jugador de Boca Juniors, pero existían dos problemas importantes; el primero era que en ese entonces la conducción técnica estaba nuevamente a cargo de Silvio Marzolini, y la dirigencia no tenía interés en despedirlo. Ter Stegen demostró ser aún más decisivo en el segundo Clásico liguero de ese año al producir 12 paradas asombrosas en una victoria contra el Real Madrid, que mantuvo al Barcelona con vida en la carrera por la Liga mientras estaba a tres puntos del Real Madrid.

La sensación del jugador de que la directiva del F. C. Barcelona no lo había defendido en forma suficiente ante la Real Federación Española de Fútbol, aumentó el distanciamiento entre Maradona y el presidente Núñez, que anteriormente lo había criticado por considerar que no cuidaba lo suficiente su vida privada, ya que las salidas nocturnas empezaron a ser constantes en su vida. Curiosamente, el rival del Sevilla fue el Athletic Club, el mismo club ante el que había jugado su último partido en el fútbol español ocho años antes. Pero en un principio las negociaciones estaban encaminadas para su regreso a Argentinos Juniors, camiseta fc barcelona hasta que se produjo un episodio que arruinaría la negociación y determinaría su incorporación a Newell’s: fue amenazado por un grupo de barras bravas del «Bicho» que exigían la entrega de 50 000 dólares. Maradona fue operado en Barcelona por el doctor González Adrió, y pese a que las primeras evaluaciones diagnosticaron un periodo de recuperación de hasta seis meses, reapareció solo tres meses y medio después, el 8 de enero de 1984, cuando contribuyó con dos goles a que el Barcelona derrotase al Sevilla por 3-1. Al final, Maradona solo pudo jugar 16 partidos aquella temporada, en los que marcó un total de 11 goles, por lo que no pudo contribuir a que el Barcelona consiguiera el campeonato: quedó tercero.