Tuvo mucho mérito lo que hizo el equipo de Simeone en el segundo acto, tanto o más que lo que hizo en la primera mitad, pues ahora estaba en inferioridad numérica y por debajo en el marcador. Ahora, tanto él como su esposa, la interiorista Anna Ortiz, acaban de celebrar su tercer aniversario de casados. Era un secreto a voces, pero el club lo ha confirmado de manera oficial este lunes, incidiendo en el 40 aniversario de La Masia. Tal y como estaba el partido, lo mejor que podía pasarle al Atlético era que terminara, porque la tensión exponía de forma permanente a alguno de sus jugadores a la expulsión. La expulsión se interpretó como el fin del partido, pero el Atlético decidió que ese encuentro todavía tenía que jugarse.