Con el resto discute sobre la actividad real de las sociedades por las que ingresan el 15% de lo que les pagan los clubes camisetas de futbol 2019 2020 por imagen. Fue fundada el 13 de septiembre de 1995 por varios seguidores del equipo que formaban parte de la Unión Amarilla. Es de suponer que la presencia del psicólogo debía mejorar esa parte de su personalidad, al menos en lo que se refiere a la conducción de grupo. Messi dijo que lo haría, pero sin nadie del staff técnico presente. En la punta zurda alineaba el argentino Hugo Lencina, venido del Patria para alternar con De la Torre. Entonces el argentino discrepó de su forma de asesorar a Luis Enrique, sin compañeros a su alrededor.

Luis Enrique había pactado semanas antes de la Navidad que si ganaban todos los partidos, alargaría el plazo de las vacaciones, especialmente para los que debían viajar a Sudamérica. El conflicto con Hacienda no es imputable en absoluto al club, dado que tiene que ver con la transferencia de sus derechos de imagen de una sociedad a otra, pero ha aumentado su desconfianza. El argentino adujo una gastroenteritis para no acudir al entrenamiento del día 5 de enero. En la temporada pasada, con el Liverpool enfrente, logró una amplia diferencia en la semifinal del torneo más importante de clubes del mundo. El viernes anterior, se había producido una situación de mucha tensión en un entrenamiento. La relación con el club, de hecho, ha generado algunos desencuentros en los últimos tiempos, parte de ellos relacionados con la tensión de su renovación de contrato.

Era Messi contra el mundo, e iba a ganar Messi, como demostraría en la segunda parte. Messi, que sabe muy bien la intencionalidad que quiere dar a sus palabras, se dirigió en alguna ocasión a Robert Moreno, camiseta amarilla barcelona ayudante en el que Luis Enrique delega buena parte de las instrucciones mientras observa los entrenamientos. Lo hizo, por ejemplo, después de un ejercicio al que no encontró sentido por los goles recibidos. Volvió a hacerlo después de la victoria contra el Atlético, lo mismo que Javier Mascherano, fiel a su sentido de equipo, de la defensa corporativa del Barcelona. No obtuvo las respuestas que buscaba, hecho que empezó a ahondar en las dudas y a generar animadversiones. Messi reclamó a sus compañeros que no le pasaran la pelota, hecho que Luis Enrique le habría reprochado con vehemencia. La organización ya anunció días atrás que el control de entrada sería muy exhaustivo para evitar que entrase al concierto gente que hubiera comprado la entrada en la reventa.

Los robos a los clubes del fútbol modesto son, por desgracia, una lacra que sufren numerosos equipos a lo largo de una temporada. En lo que fue considerada como una de las finales más emotivas de la historia de la Copa Intercontinental, Nacional derrotó al equipo neerlandés por penales. Hombre, si lo dijera un ‘perla’, como dicen en mi tierra, pero es que Fernando es un chaval para comérselo. El sentir de los jugadores es que la comunicación tampoco ha funcionado intramuros. Su caso es distinto al del resto de inspecciones a los jugadores. No es el primer entrenador que recurre a profesionales para mejorar su equilibrio emocional, aunque en este caso hay que preguntarse si la asociación ha sido positiva para el equilibrio del vestuario. En su etapa como jugador, vetó a la Cope, después de haber hecho lo mismo con la Cadena Ser, porque uno de sus narradores dijo: «Luis Enrique es más inútil que la primera rebanada del pan Bimbo».