camiseta del barcelona xxl 60′ Cambio en Barcelona, camiseta del athletic de bilbao entra al campo Nélson Semedo sustituyendo a Coutinho. El Barcelona atacaba y atacaba, consciente de que no solo estaba en juego la ventaja campo en octavos sino que el resultado complicaba, aunque fuera mínimamente, la clasificación a la siguiente ronda. Está elaborado con un tejido suave para que sea cómodo y a la vez durarero. Beckham era a su vez el objeto de deseo de Joan Laporta, uno de los candidatos a la presidencia del Barcelona. El repertorio técnico de Ronaldinho era inacabable, difícilmente comparable con ningún otro jugador: podía controlar y jugar con la espalda, la nuca, los dos pies, el pecho… y el tacón, una de sus opciones favoritas y más repetidas. En octavos, ante el Chelsea, Ronaldinho ya había dejado esta genialidad, y en San Siro se esperaba que hiciera de las suyas.

Tenemos que prepararnos muy bien para el estreno en una competición que nos motiva y queremos ganarla”. Ronaldinho empezó su cuarta temporada en el Barcelona como el resto del equipo, envuelto en una mezcla de desidia y mal estado físico. Zidane afrontaba su última temporada como profesional, Ronaldo encadenaba pequeñas lesiones y en el horizonte solo Kaká podía compararse con Ronaldinho como mejor jugador del mundo. Su esplendor es más fácil de explicar con imágenes que con palabras: queden a continuación los diez momentos en los que Ronaldinho brilló más que ningún otro jugador en el mundo. Ese gol y el correspondiente campeonato del mundo como mediapunta titular dispararon la cotización del brasileño.

Los cinéfilos podrán encontrar el gol en la película Tu vida en 65 minutos, de María Ripoll, rodada ese mismo año. 25 de abril de 2004. En general, no fue un gran año para un Barcelona en el que Saviola y Kluivert aún se peleaban por el puesto de delantero centro. Tras un inicio más que dubitativo de temporada (solo dos victorias en los siete primeros partidos de liga), el Barcelona llegó al coliseo blanco algo más recuperado, después de encarrilar cuatro triunfos consecutivos. Los primeros diez partidos de liga se saldaron con ocho victorias y dos empates, pero otra cosa era Europa.

El Sevilla les pasó por encima en la Supercopa de Europa y el Internacional de Porto Alegre hizo lo propio en el Mundialito de clubes. Siempre tuvo ofertas del gigante asiático, pero sólo este año se lo ha tomado en serio, cuando antes rechazó importantes cantidades que le ofrecían diferentes clubes. En todo caso lo que debería hacer CHUCAO es abrir una encuesta y una votación para cambiar la convención sobre camisetas preferentes en los deportistas. Aunque decidió quedarse un año más en el PSG, la temporada fue una sucesión de portadas descubriendo el interés de tal o cual gran club europeo por el jugador. Las fiestas en Casteldefells no empezaron aquel año pero el silencio a su alrededor se empezó a romper conforme llegaron los tropiezos. Todo cambió con el fichaje de Edgar Davids y el Barça empezó a subir posiciones en la tabla… precisamente conforme se iba despeñando el Madrid de Zidane, Ronaldo y Queiroz.

Aquel era el Madrid de Vanderléi Luxemburgo y el «cuadrado mágico». Asistencia de Koke. 82′ Remate rechazado de Álvaro Morata (Atlético de Madrid) remate con la izquierda desde el centro del área. 18′ Remate rechazado de Fredy Montero (Sporting CP) remate con la derecha desde fuera del área. Todo apuntaba a un centro al área y así lo entendió tanto la defensa inglesa como el portero, David Seaman, que decidió dar tres pasos adelante para ganar espacio con respecto a los delanteros. Impresionante. Sin embargo, apenas dos semanas después, el Celtic sacaría un empate del Camp Nou que ya sí que condenaba a los de Rijkaard a la segunda plaza del grupo.