Publicado el

¿Qué Crees Que Sucederá?

Florentino no ha querido, de momento al menos, entrar en una guerra que deja precios de locura y opta por fichar a jóvenes que pueden ser cracks del futuro… Pero sigue habiendo cantera; sigue habiendo cientos de jóvenes en la Masía por los que apostar para hacer una piña como la de los mejores tiempos. Jugadas aisladas y sin una elaboración paciente. En una falta lateral, surgió la cabeza de Godín para poner el empate en el marcador con 20 minutos aún por jugarse. 1-1, m. 70: Godín. 1-1, min.80: Sergi Roberto. 2 – Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto (Andre Gomes, m. 84), Piqué, Umtiti, Mathieu (Digne, m. 77); Rafinha, Busquets, Iniesta (Rakitic, m. 71); Messi, Luis Suárez y Neymar. La vivienda de Bartomeu se encuentra relativamente cerca de la de Jorge Messi, por lo que podría haber sido una mera coincidencia que haya tenido lugar esta extraña situación. El argentino hizo lo imposible, sacar una falta y rematarla él mismo. Hasta hubo un gol anulado a Luis Suárez por una falta previa. La portería de Aouate era una muralla hasta que Xavi consiguió atravesarla con un lanzamiento de falta perfecto que se colaba en la escuadra y ponía el 0-1 en el marcador, a los 28 minutos de partido.

Barcelona Fc / Descargar fondos de pantalla El FC Barcelona, Las pesadillas vividas en el último lustro en la Champions League contra Liverpool, Bayern de Múnich, Juventus, Roma y Paris Saint-Germain se repitieron contra el noveno clasificado de la Bundesliga, que maniató con un fútbol físico al equipo de Xavi. No juega bien el Barça, pero el fútbol es gol, y esa es la mejor virtud del equipo azulgrana. Cómo no acordarse de aquella negativa ahora, tras el acuerdo del Barça con Rakuten, que le asegura al club 220 millones en cuatro años, cifra de máximos en el fútbol mundial. El Athletic se ha redimido así de sus numerosas decepciones en finales de los últimos años, la mayoría de las veces además ante el Barcelona, y que se ve con la posibilidad de sumar su primer título en 31 años. Arrancó el partido con una posesión eterna del Barcelona, diez primeros minutos en los que el Athletic no hizo sino correr tras el esféricos y unos jugadores visitantes que, no obstante, no lograban profundizar.

El gol del colombiano llegó tras una pérdida de balón entre Busquets y Dembélé. El portero alemán del Barcelona se redimió de ese nuevo error en un balón por alto, como sucedió hace unos días en el partido contra el Levante, y realizó una gran intervención ante Bellarabi, que en el minuto 35 se había zafado de Piqué, hasta dejarlo en el suelo tras un recorte. El Barça tiene tanta calidad arriba que no necesita jugar bien para crear buenas ocasiones de gol, y Messi estuvo a punto de inaugurar el marcador al lanzar una falta en la frontal, algo escorada, a la que respondió con una palomita el reaparecido Oblak. 1-2, m. 86: Messi. Lo hizo sin ideas, pero con Messi. El Barça se las deseaba para sacar el balón y antes del minuto 20 pudo haber comprometido la meta de Ter Stegen por el agobio al que sometían los delanteros del Bayer a la primera línea culé. La mejor acción del Barcelona la confeccionó Neymar, quien tras un recorte por detrás a un rival, disparó raso, el balón rozó en la bota de un defensa y lo repelió la cepa de un poste, mientras que en el rechace, Sandro, con toda la portería, lanzó un potente disparo, pero otro defensa sacó desde la línea.

En una de estas aproximaciones, Suárez conectó un buen disparo pero un defensa se cruzó en la trayectoria del balón, y segundos después Piqué cabeceó sin oposición y Leno atrapó el esférico sin problemas. Sin control del balón ni del juego, la presión rojiblanca provocó una pérdida tras otra en la zona de peligro y las llegadas rojiblancas se sucedieron sin descanso. Hasta que los locales consiguieron merodear con peligro la primera vez la meta de Ter Stegen. Sería precisamente el meta alemán quien con sus fallos en una suerte que domina como pocos, el juego con balón, el que diera aire al Athletic con su primer error de calado. Curiosamente, el último también fue una Supercopa, la primera que obtuvo. Curiosamente, también, lo que es ahora el Barcelona. En el minuto 14 del segundo tiempo, el Barcelona volvió a sufrir un nuevo revés, como ya le pasó el sábado pasado cuando se lesionó Messi, al caer esta vez Andrés Iniesta, quien en una acción sin balón en la frontal del área alemana sintió un pinchazo, se dejó caer y solicitó el cambio.