Publicado el

Ha Tenido Que Reinventarse De Nuevo

Cityscape of Barcelona city beach El Barça no fue mejor que el Leverkusen, pero sacó adelante un partido que le permite colocarse líder del grupo y encarar con otro ánimo la tercera jornada, después de que hasta el gol de Sergi Roberto pocos en el Camp Nou pensaban que su equipo iba a ser capaz de superar a un rival que parecía estar muy firme en el césped. No juega bien el Barça, pero el fútbol es gol, y esa es la mejor virtud del equipo azulgrana. Vestido con chupa negra –luego se enfundaría en la bandera irlandesa y hasta en la camiseta del Barça con el Unicef bien visible– el cantante dijo: “He estado por vuestros barrios las últimas dos semanas. Es complicado asumir las derrotas, pero el equipo ha reaccionado bien. Ese día, por cierto, no compartiste mesa con el 7 del equipo rival. El portero alemán del Barcelona se redimió de ese nuevo error en un balón por alto, como sucedió hace unos días en el partido contra el Levante, y realizó una gran intervención ante Bellarabi, que en el minuto 35 se había zafado de Piqué, hasta dejarlo en el suelo tras un recorte.

Sagrada Familia Hace unos días supimos que sacabas billete para ese tren y te llevabas una propina de 14 millones de euros mientras tus compañeros, porque aún lo eran entonces, se jugaban la vida en Champions contra la Juventus. Sin uno de los mejores jugadores hasta entonces, el Barcelona se resintió aún más en la creación y las aproximaciones a la meta alemana volvieron a caer más por contragolpes esporádicos que de un dominio real del centro del campo. Hubo un centro de Neymar que remató flojo Rakitic y a los diez minutos Sandro tuvo un uno contra uno con Leno que el meta alemán desvió. El Barça se las deseaba para sacar el balón y antes del minuto 20 pudo haber comprometido la meta de Ter Stegen por el agobio al que sometían los delanteros del Bayer a la primera línea culé. 22:24 Minuto 66 | Disparo lejano de Casemiro que se marcha desviado. El partido lo tuvo casi en todo momento donde quiso el Leverkusen, que ya en el minuto 2 pudo haber marcado con un disparo de Chicharito al que Ter Stegen respondió con una certera intervención.

En el minuto 14 del segundo tiempo, el Barcelona volvió a sufrir un nuevo revés, como ya le pasó el sábado pasado cuando se lesionó Messi, al caer esta vez Andrés Iniesta, quien en una acción sin balón en la frontal del área alemana sintió un pinchazo, se dejó caer y solicitó el cambio. La mejor acción del Barcelona la confeccionó Neymar, quien tras un recorte por detrás a un rival, disparó raso, el balón rozó en la bota de un defensa y lo repelió la cepa de un poste, mientras que en el rechace, Sandro, con toda la portería, lanzó un potente disparo, pero otro defensa sacó desde la línea. La directiva lo sabía y convirtió una decisión comercial en una gran acción de marketing internacional, al ceder el espacio a Unicef, a la que a su vez pagaba una cantidad simbólica. 16:16 🎙️ En cuanto al plano futbolístico, Ancelotti advirtió que su equipo tiene diferentes registros preparados para enfrentarse al Barcelona.

Las franjas han desaparecido y se han sustituido por un diseño ajedrezado a cuadros rojos y azules, que lucirán tanto el equipo masculino (vigente campeón de Liga y subcampeón de Copa) como el femenino (vigente subcampeón de Liga Iberdrola y de Champions). Hace tiempo que tampoco la persigue bajo el mando de Luis Enrique, pero ante un equipo tan físico como el alemán, no pudo o no supo dar circulación al esférico con calma. Tras cuatro partidos y medio en los que el Barça casi nunca se sintió cómodo el ex de la Penya y el Madrid cogió el mando de las operaciones para darle la vuelta a un decorado que se tornaba tenebroso. Este verano dijiste que los trenes pasan dos veces y te subiste al del Barça. Ferran Reverter, que hasta ahora era CEO y director general del club, ha dimitido de su cargo por discrepancias con la manera de llevar la negociación. El partido se le puso complicado al Barcelona en el primer tiempo, en el que los peores augurios se cumplieron y el Leverkusen ahogó a los barcelonistas, hasta el punto de descolocarlos cada vez que tenían que comenzar una jugada desde la zaga. Con hombres encima de Piqué y Mascherano y con marcajes cercanos a los tres centrocampistas, al Barcelona le costaba arrancar con el balón desde su campo y en muchas ocasiones buscaba el pase largo hacia algún delantero, que por costumbre recibía de espaldas.